Atras


LOS PUYAZOS DE SERGIO
Por: Sergio Martín del Campo R.
Fotografía del Autor
Fecha:
2017-10-22 21:29:14

Sombra y sol

No hay registro de que exista en este planeta un pueblo tan patética y terriblemente contrastante como el mexicano. Somos trágicos, alegres, sufridos, sentimentales, solidarios, recios, sensibles… y algo más.

Plaza Monumental de Aguascalientes que en su aforo casi registró tres cuartos de entrada.

Corrida extraordinaria a beneficio de las víctimas del terremoto del pasado 19 de septiembre y, a la vez, celebrando el 442 aniversario de la fundación de la ciudad capital.

El ritual que comprende los honores a la bandera siempre es imponente; de más honda forma cuando el motivo es exaltar la fortaleza de la patria luego de una tragedia. Conmovedores resultaron las diligencias propias, en la que participó el pertinente grupo de soldados de la Catorceava Zona Militar, a mitad del paseíllo. Hubo hasta lágrimas en los ojos de muchos concurrentes.

El ganado a despacharse se les encargó a los amos de la local dehesa de San Isidro, quienes desembarcaron un encierro desnivelado en tipo y presencia, pero con una generalidad característica: el descastamiento. Hubo desde el toro imponente hasta el bello, de estupenda lámina, hasta pasar por los modestos de trapío, como los del lote de Luis David Adame.

“El Cejas” (palmas tras dos avisos y al tercio tras aviso) apareció en el escenario y se comportó como una fiera. Este espada fue parte central de un cuadro dramático y hasta hubo connato de tragedia. Apenas en el primer tercio, el torazo veleto en un momento capotero le alcanzó su cuerpo, y tendido éste sobre la carpeta de arena le envió una cuchillada en la delicadísima zona del cuello. La sangre brotada fue evidente desde el primer instante. Un conjunto de ayudas le levantaron y pretendían conducirle a la enfermería, sin embargo, encastado se desgajó de los brazos de aquellos y retornó a la cara del agresor para con agallas conmovedoras ganarle en un peligroso juego a tal y peligroso burel que solamente intentaba volverle a herir con su bien armada testa, y al cual le otorgó demasiadas concesiones y sin haberle sometido con la sarga. Una oreja habría levantado en su diestra si no es porque se le complicó la suerte suprema.

Ingresó a la enfermería el enardecido Arturo y una vez atendido en una primera intervención médica, se volvió a apersonar en el anillo con el fin de dar lidia al segundo de su lote, un animal huacalón y desrazado al que burló con buenos lances primero y, bien plantado luego, forjó un quite al modo de Gaona. El riesgo era inminente; el bicorne fue incierto y no desaprovechó la coyuntura para darle al de seda y oro una paliza salvaje. Pero ni ésta acabaron con el objetivo de éste; desmadejado su físico pero intacto su ánimo se hizo pasar al adversario en una labor muy intensa, más que otra cosa, propia de un sediento de gloria y triunfo. Otra oreja, por lo menos, se diluyó en su mal empleo de las espadas. Ya en horas más tarde se confirmó que Macías tiene una cornada grave de tres trayectorias; el pitón pasó entre la carótida y la tráquea…

Joselito Adame (oreja y dos orejas) con sitio y oficio deslumbrantes hizo el trazo limpio a una faena estupenda, primero abriendo con arte y perfecta colocación su capa, y posteriormente su sarga en muletazos nítidos y extensos por ambos cuernos, poniendo de paje su cintura a cada viaje de un toro noble pero tardo y al que luego de cuajar despachó de un soberbio espadazo después de haberlo pinchado.

Su segundo antagónico fue un ungulado sin casta y abanto al que metió al centro de la muleta, luego de variada actuación capotera, ofreciéndole inteligente y talentosamente las tablas, cosechando excelentes pases y el reconocimiento general. Faena grande donde parecía no haberla. El de Aguascalientes, en ningún momento agobiado, más bien sobrado del sentido de la lidia y dueño del espacio y los tiempos de ésta, descubrió más arte que otras tardes, mayor profundidad y ya una cierta maestría que deleita a entendidos y neófitos. Una estocada recibiendo, de colocación delantera y caída, fue la rúbrica a su diáfana lección torera.

Arturo Saldívar (silencio tras aviso y palmas) se ha anclado en una situación involutiva. Su primero, de Santa Bárbara, sustituto del titular que se fracturó el pitón izquierdo en el primer tercio, realmente fue imposible; su mansedumbre desesperó y al diestro no le quedó más que quitárselo de enfrente pero de muy mala forma. Por milagro lo mató pues jamás entró a la órbita que demanda la suerte suprema.

Su segundo ofreció mal comportamiento en los dos primeros tercios, no obstante en el de muleta obsequió embestidas poderosas y de buen estilo, condición que aprovechó el diestro para dejar su mejor parte en dos series derechistas que le fueron ovacionadas. El resto de su quehacer resultó deshilvanado y atrabancado y definitivamente acabando mal al empuñar el estoque.

Luis David Adame (al tercio tras petición y dos orejas) se observó variado al recibir a su primero con el capote. El descastado y suelto bovino fue metido a la sarga del joven, quien para el efecto le dio las tablas inteligentemente, recolectando por ello formidables muletazos y, por ende, el reconocimiento popular, firmando su labor enjundiosa con una estocada bien ejecutada aunque un punto desprendida.

Notados lances a compás cerrado fueron el inicio de su desempeño ante el que cerró plaza, un veleto gordo pero muy corto y bajo, que tuvo cierta clase, recorrido y poca duración. La faena que vino fue variada, trepidante, entusiasta y ardorosa, en la que hubo muletazos de sensacional trazo y temple y no faltaron los bloques de arrebato y atrabancamiento. La mejor calificación fue su capacidad para exprimirle hasta la última embestida al rival, mismo que se derrumbó fulminado como réditos a una estocada caída aunque espectacular en ejecución y consecuencias ya acotadas.

Una vez desaparecidos del redondel los despojos del toro, se desató una mágica danza aérea de juegos pirotécnicos que emocionaron a la clientela. Aquello fue como para verse. Espléndido de vio el municipio. Se celebraba el 442 aniversario de la fundación de la ciudad…

 
   

Noticiero Taurino

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino