Atras


TOROS EN TV. ALBACETE: EL JULI CIERRA LA FERIA SALIENDO A HOMBROS
Por: Matador de Toros Mario Carrión.
Fotografía del Autor
Fecha:
2017-09-21 10:38:28

El domingo 17 de septiembre se cerró la importante Feria Virgen de los Llanos de Albacete, un ciclo que se inició el viernes 8 con una corrida de toros y se compuso de diez festejos: una corrida de rejones, dos novilladas y ocho festejos mayores, con algunos carteles en las que las figuras alternaban con los nuevos valores. En esta feria se conmemoraba el centenario de la inauguración de la Plaza de Toros La Chata, el foro en donde desde hace cien años se celebran los festejos taurinos. Durante la feria también, tanto los medios de comunicaciones como el público y los toreros en la plaza han homenajeado al albaceteño Dámaso González, la gran figura retirada del toreo que falleció el pasado 26 de agosto.

El cartel de esta última corrida estaba muy bien rematado con Julián López "El Juli", Alejandro Talavante y Cayetano lidiando toros del ganadero local Daniel Ruiz, por lo que no sorprende que La Chata se llenara, a pesar de que el festejo fuera televisado por Canaltoros. Gracias a ello los seguidores de la fiesta brava, como un servidor que no podíamos verlo en vivo, observamos en la pantalla chica las imágenes de lo que sucedía en la plaza, que desafortunadamente, por culpa de la mayoría de los ejemplares del encierro de Daniel Ruiz, los resultados no fueran tan brillantes como se esperaba. Así opino de lo que vi en la pantalla.

En conjunto los astados de Daniel Ruiz, que pesaban entre 492 y 593 quilos, fueron nobles pero estuvieron faltos de casta y fondo, con las excepciones del bravo y exigente cuarto y el manejable quinto. En varas se les castigó poco, cambiándose el tercio con un solo puyazo. Aquí anoto una curiosidad, los toros salieron al ruedo luciendo en el morrillo una divisa negra, en vez de la más colorida que es la normal de este hierro. Según el ganadero eso lo hizo en memoria del fallecido maestro Dámaso González.

El Juli recibió con lances de tanteo al que abrió plaza, el astado de menos peso del encierro, que de salida no tuvo fijeza y llegó al último tercio embistiendo con sosería y quedándose corto. El maestro lo saludó con unos lances de tanteo y no le hizo quite. Con la muleta tras dar unos pases por bajo para llevar al toro a los medios, intentó completar series de pases por ambos lados sin conseguirlo, pues el toro iba cada vez a menos y, al notar que su hacer no calaba en los tendidos, abrevió. Al cobrar una estocada que necesitó del descabello, el diestro oyó silencio y el toro fue pitado en el arrastre, Durante la lidia del encastado y exigente cuarto, El Juli hizo que el panorama cambiara para mejor, pues hasta entonces lo que en el ruedo había sucedido tenía un tono grisáceo. Con el capote el maestro solo lo lidió sin buscar lucimiento y, a consciencia en el caballo no dejó que se le pegara, pues quería asegurarse que el toro llegara con fuerza al último tercio. El madrileño, tras brindar al público, con la muleta dio una lección de maestría, al completarle al bravo animal una emocionante faena que fue de menos a más. Comenzó la faena en los medios toreando con mucho mando y firmeza, primero ligando una serie de derechazos y otra de naturales sin bajar mucho la mano como es su norma, para así asegurarse que toro aguantara. Entonces vino lo verdadero bueno, pues completó media docena de tandas de pases por ambos lados, toreando con mando, temple y gusto, y ahora barriendo la arena con la muleta. Fue por la espada de verdad y, después de dar unos pases variados, cobró una efectiva estocada que hizo que el toro rodara. Paseó dos merecidas orejas, por lo que fue el último diestro en puntuar, y en salir por la puerta grande en la feria. En su anterior actuación en el ciclo ferial ya había cortado otra oreja.

Con el quinto, un noble y manejable animal, al que no le sobraba la fuerza, se disfrutó con una inspirada actuación de Talavante. Con el capote lo recibió con unos lances de tanteo y no hubo quites. Se cambió el tercio con un leve puyazo. El extremeño guardó su inspiración para el toreo de muleta, siendo sorprendente su iniciación de la faena, al recibir al animal con unos pases genuflexos por alto y por bajo, llevando la montera en la mano para al llegar a los medios brindar al público. Allí comenzó a hacer el toreo clásico, dando con majestad, ligazón, gusto y temple unas tandas de naturales y derechazos, rematadas con unos pases originales más pases de pecho. Al dar un pase cambiado por la espalda fue desarmado, y al recobrar la muleta volvió dar otro sin que le tocara el engaño. Cerró su labor con unas ajustadas manoletinas mirando al tendido y, al cobrar una estocada caída y desprendida, hubo una petición mayoritaria de oreja, la que el presidente injustamente ignoró, tal vez motivado por la colocación de la espada. El extremeño salió al tercio a saludar y ni siquiera dio una merecida vuelta al ruedo. Cosas del toreo. Lo mejor que el diestro le hizo al complicado segundo fue el recibirlo con unos elegantes lances a pies juntos. pues con la muleta, tras intentar lucirse por ambos lados y al ver que le era imposible abrevió, cosa que ahora no se aprecia. Al matar de una estocada trasera que necesitó de dos golpes de descabello, hubo silencio.

Cayetano se enfrentó al tercero, un toro con movilidad en el primer tercio y que luego a mediados de faena se vino a menos y al complicado y falto de clase sexto. Al tercero lo saludó con unos buenos lances y se lució llevándolo al caballo por chicuelinas al paso. En el tercio de banderillas se le dieron muchos capotazos innecesarios. El madrileño inició la faena de muleta rodillas en tierra, dando unos muletazos por alto, un derechazo y uno de pecho. De pie, logró dar un par de series de buenos muletazos, pero al toro rajarse también la intensidad de la faena disminuyó, y al matar de una estocada defectuosa, que necesitó de tres golpes de descabellos, el público guardó silencio. Con el dificultoso animal que cerró la feria, Cayetano estuvo voluntarioso, pero su esfuerzo no fue apreciado en los tendidos y, al cobrar una estocada más un golpe de descabello, también fue silenciado.

Con la bella estampa de El Juli saliendo a hombros de La Chata se cerró la triunfal feria albaceteña que celebraba los cien años de existencia de esa antigua plaza.

Reseña
Albacete, 17 de septiembre de 2017. Ultimo festejo de la Feria Virgen de los Llanos. Toros de Daniel Ruiz (nobles pero con dificultades en conjunto; destacó el encastado y exigente 4º) para Julián López "El Juli" (silencio; dos orejas; salida a hombros), Alejandro Talavante (silencio; saludos tras petición) y Cayetano (silencio; silencio). Entrada: lleno.

 
   

Noticiero Taurino

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino