Atras


LOS PUYAZOS DE SERGIO.
Por: Sergio Martín del Campo. R.
Fotografía del Autor
Fecha:
2017-09-19 09:56:36

La empresa que administra la plaza de toros de Zaragoza, España, estructurada por Ignacio Lloret y Enrique Patón, el pasado martes 12 de este mes que embiste con bíblicos fenómenos naturales, desplegó los carteles que darán vida taurina a la famosa Feria del Pilar. El fascículo comprenderá seis corridas de toros, una de rejones y un par de novilladas.

Para los intereses taurómacos mexicanos, por supuesto, se subrayan las fechas del 8 y 10 del mes entrante. En el papel que anuncia la del ocho, cuelga el nombre de Luis David Adame junto con los de David Mora y Román, tercia que despachará un encierro de Robert Margé. Para el día diez se anuncian otros dos aztecas, Joselito Adame quien ante la persona de José Garrido titulará como matador de toros a Leo Valadez con ganado de Fuente Ymbro.

Si, se trata de tres aguascalentenses que partiéndose el alma se han abierto brecha en medio de la celosa, racista, compleja y severa fiesta europea. En ella se han construido como profesionales.

Si bien, en el caso del aún novillero Leo Valadez, no tuvo comparecencias exitosas en anillos de su tierra, en España, en cambio, se fue paulatinamente haciendo de un buen sitio entre los de su rango. Su toreo correcto y estético en su forma, siberiano en su fondo según la apreciación de la afición mexicana, ha sido, de cualquier modo, suficiente para ser considerado un elemento que merece el acenso a la nómina mayor de los profesionales en tauromaquia.

Los Adame, cuyo apelativo lo arrancara en el Atlas de los toros aquel intrépido, atrevido, arrebatado, apasionado y apasionante Efrén, que por tanta energía que ardía en su entraña no pudo con él mismo, Joselito y David, y aún en escalafón menor Alejandro, golpe a golpe, verso a verso y tarde a tarde igualmente se van abriendo brecha taurina en España.

Joselito, con mucho más tiempo de alternativa que su hermano Luis David, es ahora la figura mexicana y uno de los diestros más importantes de América. El porcentaje que cuenta en su currículum de corridas exitosa es muy serio. Espada variado con la capa, posee una muleta seca, centrada, más de fundamento que de adorno fácil y el uso que hace del arma es efectivo y regular.

Luis David, por su parte, es un coletudo juvenil, de marcada personalidad que cada día va burilando y amacizando; de gran capote también, amplio es su catálogo de suertes y ondula su sarga con clase, buen gusto y amplio conocimiento técnico.

Los mencionados son, por supuesto, cuatro destacados mexicanos que merecen mayores reconocimientos y que para un sistema empresarial sensible, otros tantos con quienes se podrían hacer combinaciones con toreros marginados, que empollen abierta y cabal competencia en los ruedos ante toros con edad y trapío.

Hoy me ahoga la nostalgia. El pesar. Lamentablemente se atravesó en la rambla de la vida un deceso que puso listones negros a la fiesta brava en Aguascalientes.

Don Arturo Prado, agobiado por el cáncer, decidió poner fin a su existencia terrena por su cuenta propia.

Su trayecto como hombre de plata es mejor conocido por el amable lector, que por quien la cuartilla firma.

Hoy solamente me queda el remitir de corazón un mensaje de hondas condolencias para sus familiares más allegados.

En paz descansa torero de plata, torero de siempre.

 
   

Noticiero Taurino

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino