Atras


ESCACENA, PINCELES TOREROS
Por: Redacción.
Fotografía del Autor
Fecha:
2017-07-27 11:05:38

Por Paco Ruíz
Vivelibro. Primera edición 2016
Juicio crítico por Mario Carrión.

Hace algún tiempo mi amigo Pepe Céspedes, que vive en Maryland como yo, me informó que había adquirido el libro ESCACENA, PINCELES TOREROS a través del Internet, e incluso me envió una ilustración de la portada, entonces intenté hacer lo mismo pero no pude conseguir el libro.

Con Pedro Escacena, el sujeto de la obra, me une una gran amistad desde que crecimos juntos en el barrio sevillano de La Macarena, En aquellos tiempos, desde finales de los años cuarentas hasta el principio de los cincuentas, cuando éramos jóvenes, ambos soñábamos con ser toreros, por lo que entrenábamos juntos toreando de salón, y lo hacíamos de noche después de completar nuestros deberes escolares pues, a diferencia de otros jóvenes aficionados, tanto Pedro como yo no podíamos hacerlo durante el día en los días laborales por estar dedicados a los estudios. Esta amistad, a pesar de la distancia que nos separara se ha renovado y cuando voy a Sevilla nunca dejo de visitar a Pedro y a Aurora, su esposa y su musa, en su casa, que como puede verse en las ilustraciones en el libro es un museo de arte pictórico y de tauromaquia.

De cuando en cuando hablo por teléfono con Pedro, y hace como mes y medio en nuestra conversación mencioné casualmente mi fracaso en conseguir su libro biográfico, y cual fue mi sorpresa que unas semanas después me llegó en el correo un paquete que contenía la obra ESCACENA, PINCELES TOREROS. Abrí el libro con la intención de solo ojearlo pero, tras leer las primeras páginas, lo encontré tan interesante que no pude dejarlo hasta después de leer la biografía del excelso pintor y admirar las múltiples ilustraciones que embellecen al texto.

Después con más tiempo releí el texto para tomar algunas notas para escribir para MMDT comentarios sobre el contenido de la obra, los que a continuación siguen.

ESCACENA, PINCELES TOREROS ha sido escrito por el buen escritor y aficionado Paco Ruiz, que es un amigo y admirador del pintor Pedro Escacena y de su obra, especialmente a la referente a la tauromaquia. El libro, que consta de 342 páginas, está dividido en un Prólogo, págs. 1-19, escrito por Fernando del Arco de Izco, la biografía de Escacena, dividida en cuatro secciones, denominadas "Pasos", que tratan de varios periodos de la vida del pintor, págs. 21-174. Continúa con dos partes que hacen referencias a lo que opinan de Pedro y su obra diferentes personalidades, incluyendo varios toreros. Aquí también aparecen reproducciones de letras de canciones y poemas dedicados al pintor, así como se mencionan algunos premios que a él le fueron otorgados, págs. 175- 209. Le sigue el capítulo "Ilustraciones" que contiene múltiples fotos en las que aparecen Escacena con su familia, toreros y otras personalidades, o en su casa pintando, en compañía de su bella mujer Aurora, o socializando. El libro concluye con dos secciones ilustrativas, en las que el lector se olvida por momentos del interesante texto del libro, y se fascina observando en "Apuntes", págs. 249-257, dibujos del pintor y en "Galería", págs. 260-347, en la que aparecen carteles taurinos y entradas de toros imprimidas con reproducciones de sus atractivos cuadros taurinos. Curiosamente, una imagen de uno de los cuadros de los cinco que me pintó, aparece en la página 263, del que Pedro dice "al primer torero que pinté fue al torero sevillano Mario Carrión… no lo pinté por encargo, ni nada parecido. Lo hice por mero gozo, me apetecía. Era y es muy amigo mío, y por eso este cuadro lo recuerdo con orgullo…". Yo sería el primero pero hubo después muchos más toreros, siendo Curro Romero, el ídolo e íntimo amigo de Pedro, el que más aparece en el libro.

Expresiones como estas tan personales del pintor, expresadas con toda sinceridad en primera persona, aparecen en toda su biografía, gracias a que Paco Ruiz, el autor del libro, ha hecho algo original, que ha sido el evitar el uso de la tercera persona, consiguiendo así que la biografía aparezca como una autobiografía, ya que las expresiones escritas resuenan como las propias palabras de Pedro, que cuenta detalladamente y con toda sinceridad lo positivo y negativo de su vida, desde su nacimiento el 19 de noviembre del 1931 en una casa del barrio de La Macarena hasta el presente, cuando vive felizmente con su adorada Aurora en la casa-museo- estudio en que residen en el pueblo sevillano de Tomares.

Cierro estos comentarios citando a Fernando del Arco de Izco que en el "Prólogo" bien resume el contenido del libro:

El canalizador de la 'vida escrita' de Pedro Escacena ha sido Paco Ruiz, cuya afición a los toros y su admiración hacia Pedro Escacena y su obra, le ha llevado a plasmar sus pensamientos en palabras que se van desgranando a lo largo de 'sesenta escenas', cada una de las cuales nos deja ver con perfecta claridad el fondo y la forma de la vida del biografiado, con todas sus penas al no poder llegar a tomar la alternativa, pero con sus glorias y alegrías al cambiar capote, muleta y estoque, por pinceles, lienzos y tubos de pinturas, y triunfar con ellos. Torero o pintor…pintor o torero, Escacena ha sido, es y será las dos cosas.

 
   

Noticiero Taurino

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino