Atras


EL GÜERO GUADALUPE UNA ESTAMPA DE ANTAÑO
Por: Redacción.
Fotografía del Autor
Fecha:
2017-07-13 13:11:22

FUENTE: Revista “LOS TOROS”, 27 de septiembre de 1965… Entrevista efectuada por Alfredo Florez García, Jefe de Redacción de la misma.

Solo una cornada ha recibido pero fue de… un venado

Se había terminado la tarde del 12 de septiembre y los comentarios que alrededor del festejo se oían, coincidían en que la tarde se la había “llevado” el picador el Güero Guadalupe y claro que no era para menos pues si los matadores no entusiasmaron, había de echarle casta al asunto y fue nada menos que el gran varilarguero Guadalupe Sánchez quien es mas conocido como el Güero Guadalupe, quien después de haber sufrido un tumbo se levantó encastado y brindó el puyazo a la concurrencia para así dejar uno de los extraordinarios puyazos a que nos tiene acostumbrado este magnifico picador de toros.

La ocasión estaba para platicar con este picador y dispuesto a ello nos dirigimos a charlar con él.

Estaba de prisa pues recibió un recado de su matador Alfonso Ramírez “El Calesero”, diciéndole arreglara su pasaporte pues saldrían del país próximamente.

Amable como es su costumbre nos recibió y nos contaba sus anécdotas de su vida taurina y familiar.

“Tengo de edad 65 años o sea que nací al final del siglo pasado y precisamente el 22 de diciembre”.

“Empecé a picar en el año de 1920 a las ordenes de Ignacio Sánchez Mejías allá en el toreo viejo y afortunadamente he tenido grandes satisfacciones en esta vida; también he estado con matadores Marcial Lalanda y me pasé ocho años con él en España, con Armillita, Lorenzo Garza, Chucho Solórzano, Arruza, Manuel Jiménez Chicuelo y varios mas hasta la actualidad que estoy con “El Calesero”.

Sobre sus trofeos y anécdotas le preguntamos y con gran agilidad mental nos responde luego: “Recuerdo un gran numero de ovaciones y sobre todo las vueltas al ruedo que he dado, una de ellas fue en la plaza México picando a un toro de Mimiahuapam que se llamó “Naqueroso”, otra mas en Toledo donde también me hicieron dar vueltas al ruedo y en Sevilla y Madrid cuando picaba varias veces gritaron ¡Viva México! Y otras tantas ovaciones que son muy gratas para mí”.

“Ahora lo que respecta a trofeos aquí tiene unos cuantos de los que he logrado retener pues algunos me los piden como recuerdo y no puedo decir que no, pues es mucha honra para mí que me distinga de esa manera; y todo esto ha sido durante los 46 años que tengo como picador de toros que ha sido mi vida por completo”.

Sobre sus antecedentes taurinos el Güero Guadalupe no tiene a nadie que él recuerde que haya estado ligado a esto de los toros, sin embrago su hijo Jorge Rodríguez ha seguido también la ruta de su padre y es actualmente picador también.

Vive este gran picador con su hijo y sus nietas que son para él su gran orgullo como abuelo.

Hay una anécdota curiosa en su vida: él no sido nunca alcanzado por las astas del toro, pero un día que fue a la ganadería de Pastejé cuando Carlos Arruza era el dueño; un venado le infirió una cornada en la pierna cuando estaba paseando por los potreros. Así que no fue de toro la cornada pero quien lo iba a decir que seria un venado el que calara a este magnífico picador de toros.

 
   

Noticiero Taurino

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino