Atras


LOS VIEJOS TIEMPOS, LOS BUENOS TOREROS Y AMIGOS… JULIO PALMA CHIMAL.
Por: Pedro Julio Jiménez Villaseñor.
Fotografía del Autor
Fecha:
2017-07-08 12:19:42

LO SIGUIENTE es un viejo escrito, hoy rescatado in memoria de Julio que falleció hace pocas horas este sábado 8 de julio.

POR TODOS es ampliamente conocido que Aguascalientes ha recibido a infinidad de jóvenes foráneos que llegan a estas tierras soñando con hacerse toreros, lo hemos escrito en pasadas ocasiones y hoy queremos recordar a uno de ellos, a uno más, a un buen amigo que llegó desde la ciudad de México por allá de finales de los años cincuentas del siglo pasado, se trata de Julio Palma Chimal, que por cierto es uno de los primeros novilleros con los que trabé amistad y hasta la fecha la conservamos.

ME HA platicado Julio que vio la luz primera en Mixcoac, Distrito Federal, meses después su familia hubo de trasladarse a Jocotitlán, estado de México, y de nueva cuenta retornar a nuestra capital nacional, concretamente a vivir por los rumbos de Popotla, barrio donde conoce a los novilleros Alejandro Cázares y a José Pretil que son quienes le contagian e inicia en lo taurino. Desde luego que pasan las semanas y los meses de aprendizaje y dado a que don Facundo López, su tío político, era el Alcalde del municipio mexiquense ya mencionado, es que se entera a buen tiempo de la feria lugareña y logra colarse en una de las hoy desaparecidas y añoradas vacadas que tan buena preparación daban a los principiantes.

ESE DEBUT gusta a los asistentes que veían al incipiente como “de casa”, y, dada la cercanía de dicha población con la ganadería de Pastejé que cooperaba con vacas y becerros, se organiza una serie de festejos benéficos en donde Julio resulta triunfador ganándose la recomendación para ser incluido en plazas mayores. Eran los últimos meses de la década de los años cuarenta, tiempo en que el poderoso y temido periodista don José Jiménez Latapi “El Ogro de Pino”, le llamó “El Imperial”. Por algo sería la alabanza.

DESDE LUEGO que la meta de Julio, hoy compadre, era la plaza vecina al rumbo donde naciera, la Monumental México, pero bien aconsejado siguió en la brega buscando perfeccionar sus conocimientos técnicos-taurinos.

POR AQUELLOS años se montaban temporadas en pequeños cosos, por La Villa de Guadalupe estaba la plaza “El Potrero”, cuatro tardes le acompaña el éxito en ese lugar. Posteriormente le llaman de “La Morena”, por rumbos de Peralvillo, y ahí suma hasta diez actuaciones. En una de esas novilladas le obligaron a dar infinidad de vueltas al ruedo y, caso único, bajaron del tendido a su progenitor y ambos salieron a hombros de muchos de los asistentes. A estas alturas ya seguía los consejos de un espada que logró salir por la Puerta Grande de Madrid, el 10 de junio de 1945, el valientísimo Carlos Vera “Cañitas”, quien le sugiere ya busque ser tomado en cuenta en la plaza más grande del mundo, logrando el contrato el 28 de septiembre de 1950 al lado de Leopoldo Gamboa y Rubén Rojas “El Jarocho”, con seis de Sayavedra, propiedad de Roberto Sánchez Tapia.

LA NOVILLADA presentó complicaciones y abandona la plaza sin trofeo alguno, sin embrago la prensa especializada escribe de las buenas maneras del debutante y consiente la esperanza de que regresaría pronto “por la revancha”. Sin decaer su ánimo Julio sigue toreando por la provincia en espera del llamado. Va a pequeñas poblaciones y a diferentes ganaderías, acompaña a “Cañitas” a las dehesas y en otras su maestro y amigo le lleva como sobresaliente.

Y LA reaparición en la plaza cercana a la avenida Insurgentes llega la tarde del 1º de mayo de 1951, en esta ocasión sus alternantes son Víctor Alvarado, José Lara, Rubén Hernández, Gil García y Alberto Juárez con novillos de Venadero y Vista Alegre que dieron al traste con las ilusiones de los novilleros.

JULIO ES de fuerte carácter y siempre le ha peleado a la vida con correcta dignidad, con ahínco vivía, y vive, su vida, por lo mismo es que decide trasladarse a esta tierra en donde de continuo fue invitado a tentaderos y a formar parte de los carteles de cosos regionales al lado de jóvenes cómo Jesús Delgadillo “El Estudiante”, José Gutiérrez Jiménez conocido posteriormente como “Héctor de Granada”, Andrés Díaz “El Picorete”, Fernando Brand y Bernabé Esparza, más sin embargo tenemos que recordar que la Plaza México permaneció cerrada por largos meses por aquellos años, situación de desesperanza para muchos novilleros que prefirieron tomar otros caminos, Julio fue uno de ellos, independiente a que Cupido hizo de las suyas y hoy, feliz de haber formado una familia de la cual sus cuatro hijos son hoy reconocidos en varias ramas profesionales.

BONITOS RECUERDOS… Tiempo y espacio quisiéramos tener para continuar mencionando a tanto amigo que definitivamente han sido pequeños o grandes granitos que hacen y forman la historia de nuestra tauromaquia. Ya habrá tiempo para continuar con estos recuerdos, la tribu torera azteca es muy grande… Nos Vemos.

EL TIEMPO pasó y ahora nos disponemos a encaminarnos a la funeraria donde se encuentra el cuerpo de mi compadre. Que en paz haga su último viaje…

 
   

Noticiero Taurino

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino