Atras


AGUSTÍN ESPINOSA… 2a PARTE
Por: Jaime Silva Gutiérrez.
Fotografía del Autor
Fecha:
2017-06-17 22:23:35

A su regreso de España, decía, sumó buen número de festivales y novilladas y sintiéndose ya preparado, decidió tomar la alternativa de Matador de Toros, lo que así sucedió el 20 de noviembre de 1960 en la plaza “El Toreo de Puebla”, teniendo como padrino a don Lorenzo Garza, testigo Guillermo Carvajal, con el toro “Soberano” de la ganadería Coaxamaluca.

Continuó la carrera toreando corridas, mixtas, festivales, a la vez que se iniciaba como ganadero en su rancho “El Moral”, sobre la carretera a Tehuacán y muy cerca de Tecamachalco, Puebla. Y también como empresario promotor de la fiesta brava al adquirir plaza portátil que llamó “El Relicario”, dando crecido número de festejos en la región, contando la colaboración de don Emilio Herrera y después con Pedro Villalpando.

De esas sus actuaciones hemos de destacar las que tuvo en Lagos de Moreno, Jalisco, mixta, con Juan Tiscareño y Jesús Macedo “El Jerezano”; ganado de La Punta, el 6 de agosto de 1962. Festival en Iztapalapa, D.F, el 15 de septiembre del mismo año con el “Faraón de Texcoco” don Silverio Pérez y Mario Varela, novillos de don Heriberto Rodríguez y Tepalca.

20 de enero 1963, “Toreo de Puebla”, toros de Campo Alegre 6, para Rafael Rodríguez “El Volcán de Aguascalientes”, Enrique Vera, español, y uno de Rancho Seco para el también matador Rubén Rojas “El Jarocho”. En la “Plaza del Charro” en Puebla, festival el 27 de septiembre de 1970, con Alfonso Ramírez “Calesero”, Luis Procuna, y los novilleros Gabriel Soto, José Rodríguez “Pepete”, Juan Miranda “Juanillo” y ganado de La Trasquila.

Otro festival en Ecatepec, Mex., el 25 de julio de 1971, novillos de Gabino Aguilar, para el propio ganadero, Jaime Rangel, Agustín y el novillero Rodolfo López.

A su pequeño hijo Alejandro le picó el gusanillo del toreo y alternando con otros becerristas de su edad, sumó nutrido número de actuaciones, al lado de Manolo Mejía, Humberto Flores, Gustavo Jiménez, Alejandro Ferrer, “Curro” Madrid, Manolo García Méndez, los que llegaron a ser matadores de toros, y otros como Jaime Rodríguez, hijo del ganadero de igual nombre.

Un desafortunado accidente culpa de ebrio conductor que embistió la calesa en que viajaban Agustín y Alejandro, rumbo a una ceremonia cívica en Tecamachalco, causó al matador múltiples fracturas en cadera y piernas, el 21 de marzo de 1976, que le impidió seguir toreando. Su hijo arrojado a varios metros de distancia del vehículo, milagrosamente no sufrió lesiones serias.

Agustín se retiró de los ruedos, pero no de sus diversas actividades, en tanto que Alejandro decidió no continuar la carrera taurina.

Actualmente don Agustín Espinosa Estudillo vive en la ciudad de Puebla, rodeado del cariño y atenciones de su esposa Judith Pozos y sus hijas Xóchitl, Silvana, Dinhora y Judith, en tanto los varones, Agustín, Alejandro y Alfredo, están a cargo del rancho “El Moral”.

Y… ¡Suerte!

 
   

Noticiero Taurino

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino