Atras


SE ACABÓ LA FIESTA DEL PUEBLO
Por: Jaime Silva Gutiérrez.
Fotografía del Autor
Fecha:
2017-05-10 18:53:24

La fiesta taurina, fiesta del pueblo y para el pueblo, con la pretendida desaparición de la placita “El Relicario”, que durante muchos años fue escenario de grandes tardes de triunfos, y la presencia del adefesio elitista en que el fracaso económico acompaño en las tres tardes en que se han lidiado toros en su interior, ha dejado de ser fiesta para todas las clases populares de nuestra ciudad y rumbos circunvecinos.

Ya hace varios meses me referí a lo anterior, pues para los festejos nocturnos, lo caro del transporte público, de los boletos de entrada y lo pésimo del trabajo de la construcción del Acrópolis que no tienen la visibilidad necesaria para disfrutar de la lidia de los toros ha hecho que algunos de los valientes que han asistido, salgan renegando de haberlo hecho y se juran no volver a tal sitio.

Lo raro es que los que construyeron semejantes centros de espectáculos en Torreón y Mérida, no se hayan dado cuenta de las deficiencias y de los fracasos taurinos habidos en ellos al igual que el Domo en San Luís Potosí, para insistir en la construcción del de Puebla.

La gente, el pueblo, posterior a la inauguración de esos centros de espectáculos, ha hecho grandes entradas en las plazas de toros de los lugares citados y sospecho que de abrir nuevamente “El Relicario”, sucedería lo mismo. Tengo entendido que se han estado dando espectáculos deportivos o de otra naturaleza, a pesar de los acuerdos de los legisladores, mal llamados representantes del pueblo, de vender la plaza de toros.

Si allí sigue, si está en pie, solo falta que quien lo administra, sea gobierno estatal o municipal, dejen ver que al partido al que pertenecen, realmente se preocupan por las fiestas del pueblo y para el pueblo y sean conscientes del beneficio general que representa el abrir una fuente de trabajo tan amplia como lo es la fiesta de los toros, en todos sentidos. O de plano ¿quieren acabar con la fiesta del pueblo?

Y a otra cosa. Mi agradecimiento a los taurinos y amigos que desde otros lugares del país y uno que otro local, me han dado la enhorabuena por el reconocimiento que recibí hace un par de semanas y que gracias a periodistas como Paco Terán y Jaime Oaxaca (ignoro si alguno otro lo hizo también) le han dado una difusión muy amplia, así como don Pedro Julio Jiménez, de Aguascalientes.

También la enhorabuena para don Álvaro Sánchez Zamora (ese sí que lo merecía), todo un tío del taurinismo, de origen ganadero de bravo, gran señor de la rima y la crónica taurina y de donde quiera que se plante.

Y… ¡SUERTE!

 
   

Noticiero Taurino

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino

 
   

Noticiero Taurino